Tratamiento

Hoy en día todavía no contamos con una terapia específica para el MCA. El tratamiento es sintomático y contempla que el enfermo haga controles oftalmológicos con periodicidad.

Existen lentes con filtro o lentillas de color magenta o marrón que reducen la fotofobia y aumentan la sensibilidad al contraste de colores. En concreto, los filtros de color magenta permiten tanto a la luz roja, como a la azul, pasar a través de la lente coloreada y alcanzar la retina, a la vez que filtran la luz de los demás colores. La luz roja ayuda ayuda a la función de los bastones y la azul activa los conos azules. Los filtros magenta pueden utilizarse tanto en las lentillas como en las gafas. Es aconsejable acudir a l consulta de un optometrista experto en acromatopsia y en «baja visión».

Para leer se pueden emplear gafas de aumento muy potentes y, además, todas las tabletas (iPad, Kindle) permiten agrandar e iluminar el texto de varias maneras. En algunos países hay a disposición libros escolares en versión electrónica que pueden leerse en un iPad.

Si mantienen bajo control las luces cegadoras, las personas con MCA pueden sacarse el permiso de conducir. Muchos de ellos pueden conducir con el telescopio bióptico en EE. UU. y en Holanda (Europa). Se recomienda un control en un centro especializado en la rehabilitación a la conducción con sistema bióptico para personas con baja agudeza visual.